martes, 14 de marzo de 2017

Las Fallas: cultura y artesanía convertidas en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Señoras y señores, ¡en Valencia y en algunas poblaciones valencianas ya estamos en Fallas! Paseando por nuestras calles, locales y visitantes, ya pueden ver algunos monumentos a medio montar, cubiertos con plásticos o enganchados por grúas. Está casi todo preparado para mañana: la famosa Nit de la Plantà (noche en la que se acaban de plantar los monumentos falleros y dar los últimos retoques).

El jueves oficialmente empieza la actividad fallera y hasta el domingo, viviremos inmersos en fiesta, pasacalles, ofrendas a la Mare de Déu dels Desamparats (la patrona de Valencia) y procesiones por San José, cohetes, la mascletá de cada mediodía, el sonido de los petardos y las melodías de las bandas de música, que acompañan a las distintas comisiones falleras en cada uno de sus desfiles y actos.

Aunque las Fallas empiecen el día del Pregón y la Crida (a principios de febrero), los actos falleros se extienden durante todo el año a modo de actividades culturales para todos los amantes de esta fiesta valenciana.


Llegados a este punto del artículo, os preguntareis: ¿por qué un blog sobre muebles y decoración habla sobre las Fallas? ¿Qué tienen que ver? Muchos valencianos piensan que la tradición fallera procede de la antigua costumbre de los carpinteros de celebrar la víspera de la fiesta de su patrón, San José (el 19 de marzo). Se dice que para celebrarlo, quemaban el palo que aguantaba el candil que utilizaban en sus talleres (llamado parot) junto a unas virutas de madera. Con el tiempo, tal como cuentan, fueron añadiendo restos de madera de los muebles que fabricaban, piezas viejas o desgastadas e incluso,  sacaban el nombrado parot, vestido con unas ropas, para satirizar a alguien de su pueblo o entorno. Todos estos trastos conformaban una composición o escena, presidida por el ninot o muñeco central.


A pesar de que está teoría está muy difundida y pertenece al ámbito de la sabiduría popular valenciana, no hay documentos en los que se certifique el origen de esta tradición. De lo que sí hay constancia histórica es de la participación de carpinteros, pintores y escultores en el proceso documentado del siglo XIX, momento en el que se empezaron a crear unos monigotes satíricos por Carnavales y Cuaresma. Sí, las Fallas combinan actos paganos con celebraciones cristianas.


La Iglesia, ante la imposibilidad de suprimir estas populares tradiciones en muchos lugares de España, decidió absorberlas y dedicarlas a los santos; de esta manera, las hogueras del solsticio de verano se relacionaron con San Juan y las del equinoccio de primavera a San José. Las ofrendas florales a la Virgen, la procesión o las misas celebradas en honor de San José, conviven en armonía con las manifestaciones paganas del cambio de estación. Muchos pueblos en todo el mundo conmemoran el cambio de ciclo o de estación con hogueras, heredadas de la tradición romana de los festivales en honor de sus deidades. Casualmente, las Fallas coinciden con las antiguas festividades de los Idus de Marzo, que se celebraban durante la semana del 15 de marzo. 


Por ello, algunos historiadores piensan que las Fallas son en realidad una costumbre muy antigua de Valencia, seguida por los árabes o quizá por pobladores de la ciudad anteriores a ellos, que se inició como unos fuegos de primavera, que evolucionaron hasta los monumentos satíricos que hoy en día conocemos.


Lo que queda claro es que, al igual que sucede con los muebles, detrás de las Fallas hay todo un proceso artesanal, relacionado con la madera, las tallas y la tradición. Claro está que, aunque no exista constancia documental, los carpinteros siempre han participado de las fiestas en honor de su patrón, ya sea como pioneros de esta tradición o como artífices de los monumentos modernos.


Esta fiesta, conocida en el mundo entero, ha recibido, recientemente, la distinción de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO. Con ella, premian la labor de los artesanos que participan de esta tradición (artistas falleros, escultores, pintores, carpinteros, indumentaristas, etc.), todas las actividades culturales que se desarrollan en el marco de estas fiestas (la elaboración del Llibret, la escritura de versos, las obras de teatro o la música de banda), la gastronomía típica, y la dedicación de las asociaciones falleras.


Toda esta tradición cultural se asienta en el siglo XIX en la época de la Renaixença Valenciana (un renacimiento de las letras valencianas y de la cultura tradicional). Es en ese momento, también, en el que nace un movimiento literario que trata de caricaturizar y satirizar a figuras públicas de la sociedad y la política, que se traduce con el tiempo, en un sentimiento popular que les lleva a la creación de muñecos satíricos que después lanzarían a la hoguera a modo de protesta. Es así como se empieza a tener constancia documental de todos los usos y costumbres de la época. Poco después, ya a mediados de siglo, se empezaron a representar escenas cotidianas, desnudos y figuras humorísticas. 


Se recupera el uso del valenciano como lengua vehicular de cultura en representaciones teatrales, en folletos, carteles y versos poéticos, dedicados a las fiestas, a las mujeres o a su tierra. Durante las fiestas, a modo de exaltación de su cultura y de sus raíces, empiezan a vestir sus trajes regionales de inspirados en los trajes típicos del siglo XVIII y XIX (con sus homólogos masculinos), hechos normalmente en sedas y telas de calidad. A partir de la última década del siglo XIX, la ciudad o pueblo nombra a su Regina dels Jocs Florals y empiezan a vestirse con la indumentaria tradicional para celebrar sus fiestas. 


Todo este conjunto de tradiciones culturales y folklore ha evolucionado en el último siglo hasta nuestros días, dando lugar a las Fallas que conocemos actualmente. Las fiestas josefinas se convierten en atractivo turístico a principios del siglo XX y desde entonces, nuestros pueblos y la capital valenciana reciben las visitas de millones de turistas de toda España y del mundo. 

* Todas las imágenes utilizadas han sido tomadas de Pinterest y de bancos de imágenes libres de derechos.