martes, 11 de octubre de 2016

Mesas nido, máximo rendimiento en el mínimo espacio

Las mesas nido son un mueble cómodo y 'todoterreno' perfecto para cualquier salón o ambiente donde coloquemos un sofá (el porche o terraza, la recepción de un hotel, la sala de espera de una clínica o una cafetería con encanto). ¿Puede existir un mueble tan versátil y funcional como éste? Las 'mesas nido' nos encantan y hoy te daremos algunas razones, para que tú tampoco puedas pasar sin ellas.

Las mesas nido se basan en un sistema de mesas bajas de diferentes tamaños que encajan unas dentro de otras, quedando totalmente acopladas con la de mayor tamaño. Su diseño nos recuerda a las matrioskas rusas y a la forma en que éstas se ordenan y se encajan.

Este tipo de mesas, tanto modernas como otras de diseño más clásico, están diseñadas a conciencia para caber en el hueco exacto que deja la de mayor tamaño y así sucesivamente. Ya cuente con patas de madera o con una base metálica, estas mesas nido son la solución perfecta si no contamos con demasiado espacio y necesitamos optimizarlo al máximo.


Estas mesas auxiliares pueden utilizarse como velador, como mesita de café, como soporte para el portátil o libros de estudio, para apoyar los platos (si somos de los que nos gusta comer en el sofá) e incluso, combinadas entre sí, hacer las veces de mesa de centro. Todo esas y otras muchas más son las funciones que puede cumplir una composición de mesas nido en un salón.


¿Pero qué pasa si las colocamos junto a una cama? Pues que tenemos una magnífica, funcional y original mesita de noche. De cristal o metacrilato, de metal o de madera, las mesas nido pueden tener el sobre redondo, rectangular o cuadrado, pueden ser un cubo de una sola pieza con aristas redondeadas y un hueco en el centro, o ser una mesita tradicional con la particularidad de ser de distintos tamaños y poder ser colocadas a distintas alturas.


Las mesas nido son una solución perfecta para cualquier espacio por su versatilidad y por la infinidad de posibilidades de combinación que ofrecen. Dependiendo de su tamaño, podemos utilizarlas como mesa auxiliar, mesa de centro o mesita de noche, obtendremos una pieza multifuncional y versátil con la que decorar nuestro espacio de una manera diferente.


Los materiales más comunes, como hemos comentado anteriormente, son el cristal, el metacrilato, el metal o la madera, pero muchas veces el material utilizado tiene mucho que ver con el estilo del mueble. Por ejemplo, para ambientes de estilo rústico o colonial es común ver combinados una madera tropical con patas de forja; en los interiores más clásicos y tradicionales, solemos verlos en maderas de alta calidad con tintadas oscuras y profusión de detalles ornamentales.


Si lo nuestro es el estilo vintage, optaremos por unas de madera acabadas en colores claros y ligeramente decapadas, o bien, por otras de aires modernistas, realizadas en metal cobrizo y una encimera de cristal espejo. Para ambientes más modernos, la combinación estrella es el cristal- metacrilato o madera lacadas en alto brillo, con las patas de acero inoxidable, mientras que para interiores de corte nórdico o retro, las favoritas son en maderas claras combinadas con lacados brillantes.


En Ámbar Muebles encontrarás un amplio surtido de mesas nido con las que podrás decorar tu hogar y crear distintas composiciones, y optimizar tu espacio disponible al máximo. Aprovecha la versatilidad de estas mesas auxiliares y disfruta de la comodidad de tener a mano siempre un lugar donde colocar tus mandos, libros, copas, platos o dispositivos electrónicos.