viernes, 29 de abril de 2016

Luces de neón, de reclamo publicitario a complemento decorativo para tu hogar

Desde que nacemos, nos sentimos atraídos por los colores vivos y brillantes, y sobre todo por las luces. Nuestro cerebro reacciona ante los estímulos visuales, centrando sus pensamientos en aquello que ha captado su atención y recordando el contenido con mayor facilidad.

Este es uno de los mecanismos principales que ha articulado la publicidad visual desde su inicio. Basándose en esa premisa, ha ido incorporando cualquier innovación tecnológica con el fin de impactar al destinatario de los mensajes publicitarios y llamar su atención de manera directa..

Una de esas innovaciones tecnológicas incorporadas a la historia de la publicidad y a la promoción de negocios ha sido el neón. Concretamente, las barras y los letreros de neón llevan utilizándose desde los años 20-30, alcanzando su máxima popularidad a partir de los 50.

Todos recordamos películas en las que aparece un hotel de carretera, una discoteca, una tienda de discos o una cafetería moderna, con un gran letrero de neón, adornado su frontal, fachada o un poste cercano.


En la Era del Social Media, de la imagen digital y del entorno web, todo esto es más fácil (o no), pero en aquella época, tus clientes potenciales te encontraban paseando por la calle o conduciendo. De esa manera sabías, de un solo vistazo, el tipo de negocio del que se trataba.


Los letreros luminosos siempre nos han encantado por su aire retro, sus colores chillones y por sus caprichosas formas. A nosotros, personalmente, nos recuerdan a la estética transgresora y llamativa imperante durante los años 80 y principios de los 90. De esa época, recordamos señales, letreros o imágenes basadas en dibujos o logotipos, bañados en colores llenos de energía.


Como nos encantan y además están de moda, nuestro post de hoy va dirigido a todos aquellos, que como nosotros, sois muy fans de la estética retro, de lo llamativo y de los contrastes. ¿Quién dijo que las luces de neón eran sólo para negocios que querían publicitarse?


Quizá se nos haga extraño verlos decorando interiores, especialmente viviendas particulares, pero si lo combinamos de la forma correcta, podemos conseguir resultados sorprendentes y muy atractivos. Poco a poco, gracias a los nostálgicos y amantes de las piezas recuperadas, empezamos a ver rótulos de neón colocados sobre un mueble o en una pared vacía, expuestos como si se tratara de cuadros.


Se usan para aplicarlos a letras del alfabeto, signos, números, palabras e incluso en frases completas que contengan un sentido ético o estético particular, para resaltar el encanto de un rincón de tu salón, del jardín e incluso, del dormitorio.


Actualmente hay muchas empresas del sector que realizan letreros de neón para los amantes de este tipo de luminarias con imágenes que nos retrotraen al pasado y nos recuerdan los antiguos bares y marcas de bebidas. Otras, como hemos comentado anteriormente, plasman mensajes motivadores o frases inspiradoras.


Estos letreros pueden ir montados sobre una fina estructura de metal, haciendo que las letras parezcan flotar, o bien, ir insertados en unas letras de gran tamaño huecas, realizadas en acero o madera. Coloques donde los coloques, le darás un toque especial, único y muy divertido, que cambiará por completo el ambiente. Junto a muebles de estilo retro, mid-century modern y de estilo moderno o contemporáneo, conseguiremos que nuestras estancias brillen con luz propia.


Sea cual sea el que elijas, estarás ante un espacio totalmente personalizado, único y con mucho carácter. Las combinaciones de elementos y el contraste aportarán sensación de eclecticismo, cualidad propia y representativa de los interiores de carácter urbano, desenfadado y juvenil.


¿Te atreves a utilizarlos en la decoración de tu hogar?