lunes, 18 de enero de 2016

Gustav Klimt, arte y sensualidad para tus paredes

'Judith con la cabeza de Holofernes'
La obras pictóricas del pintor simbolista austríaco, Gustav Klimt marcaron un hito en la historia del arte contemporáneo. Sus musas doradas de cabellos largos y la sensualidad que éstas desprendían siguen enamorando a los amantes del arte.

Aunque estas mujeres semidesnudas fueron retratadas a principios del siglo XX, las pinturas de este artista vienés siguen siendo amadas en la actualidad por su frescura y su aire vanguardista.

Las pinturas de Klimt transmitían cercanía, calidez y una sensualidad inocente, nacida de un desnudo fugaz, de un descuido o de un acto natural. Un erotismo descuidado y bohemio, pero ligeramente premeditado.

Sus musas de piel nívea parecían náyades o ninfas del bosque, vestidas con lujosos y espesos ropajes, que posaban abrazadas, semidormidas y con expresiones cercanas a la melancolía y la dulzura.

Las musas de otros artistas posaban de maneras semejantes, como puede ser el caso de la 'Ophelia' de John Everett Millais (1852) y posteriormente a ellas, 'Las señoritas de Avignon' de Pablo Picasso (1907) y las musas de la pintora Tamara de Lempicka. 

El hecho de que retratara mujeres semidesnudas con actitudes insinuantes y poderosas tiene su explicación. En aquella época, la sociedad austrohúngara vivía en la armonía absoluta, un esplendor adormecido con manifestaciones artísticas tan correctas como bellas, siempre acordes con el historicismo. La obligada contención femenina era un reflejo más de la represión sexual de los vieneses, un caldo de cultivo ideal para Sigmund Freud, que desarrolló en esos años sus teorías sexuales sobre el origen de las neurosis.

'El retrato de Adele Bloch-Bauer I' - 'Las serpientes acuáticas'

Dando un paso más, Klimt se atrevió a mostrar la superioridad erótica de la mujer con el simbolismo sensual, las expresiones de descaro, los dorados, los motivos geométricos de las vestimentas y los tocados de sus personajes. Y ahora nos preguntamos lo siguiente, ¿por qué el dorado y el desnudo son una constante en sus obras? De acuerdo con los hechos históricos podemos apuntar a los siguientes datos:

'El árbol de la vida' - 'Dánae'

1. Su padre era grabador de oro y su madre cantante de ópera. Cuando Gustav tenía 14 años entró, junto con sus hermanos, en la Escuela de Artes y Oficios de Viena. Allí aprendieron a fabricar sus propios pigmentos y a trabajar distintos materiales y técnicas. En esta escuela, descubrieron distintas influencias artísticas que posteriormente, veríamos reflejadas en su obra.

'El beso' - 'Las lágrimas de Freya'

2. En 1897 dejó de pintar por encargo y para complacer a las autoridades de su país. Klimt protagonizó el cambio de tendencia con su primer desnudo, el 'Nuda Veritas' (1899), liberándose así del esclavismo de una crítica puritana y excesivamente contenida. Esto produjo un gran escándalo en la sociedad austríaca y llegaron a tacharlo de autor de "obras pornográficas y perversas". De los polémicos frescos sólo se conservan fotos y bocetos.

Bocetos Klimt

3. El revuelo social sólo sirvió para encender en el pintor una llama de disconformidad. Se desvinculó totalmente de los encargos públicos y desde ese momento sólo mantuvo con los privados y las ventas de sus obras a la élite, que veía al artista con el carisma de la rebeldía. De este momento de ruptura es 'Goldfish' (Los peces dorados) de 1901-1902, también llamada 'A mis críticos', una burla a la mojigatería austriaca que muestra a una chica pelirroja enseñando con impunidad el trasero en espera de la ofensa del espectador.

'Goldfish' (Los peces dorados)

4. De 1901 es también el famoso cuadro Judith I, el primero en el que el pintor utiliza pan de oro. La Judith de Klimt sujeta la cabeza del general Holofernes, que ella misma embelesó para decapitarlo después y proteger así al pueblo de Israel de la invasión del ejército de Babilonia. Pero está claro que el pintor no tenía la historia bíblica en la cabeza, sino una perversión masoquista que hace al hombre caer muerto ante el poder sexual de la mujer. La modelo era Adele Bloch-Bauer, una dama de sociedad de una rica familia de banqueros que fue su amante y por la que sentía tanto fascinación como miedo. 

Fragmento de 'El friso' de Beethoven

5. El pan de oro, así como los colores que combinaba con él, representaban la exuberancia, el poder y la seguridad económica de la sociedad burguesa austriaca. Las colas de pavo real, las flores y su perfección manierista respaldaban este simbolismo tan cuidado y representativo de las obras de Klimt. Cercano a la estética Art Nouveau y a su contemporáneo, Alphonse Mucha, se inspiró en la belleza femenina, la sensualidad y en el clasicismo.

5. Sus amigas y amantes inspiraban sus obras, siendo así como Emilie Flöge y Mizzi Zimmermann, formaban parte de sus obras más famosas. Alguna de ellas, así como alguno de sus hijos, inspiró el cuadro 'Las tres edades de la mujer' (1905).

'Las tres edades de la mujer'

6. Conforme Klimt iba padeciendo distintas desgracias, sus pinturas empezaron a ser más oscuras y a representar un simbolismo totalmente alejado del concepto anterior. El tema principal de sus pinturas era la muerte, la desolación y el inexorable paso del tiempo.

A nosotros nos apasiona las obras de Gustav Klimt, por ello te invitamos a visitar nuestra nueva colección de relieves realizados en alabastro, inspirados en sus famosas pinturas doradas. Encuéntralos en nuestra tienda online y, ¡lleva un poquito de su arte a tus paredes!

'Las serpientes de agua de Klimt'