lunes, 7 de septiembre de 2015

Diez errores a evitar en la decoración de tu hogar

¿Cuáles son los errores más frecuentes que cometemos a la hora de decorar nuestro hogar? ¿Sabrías reconocerlos si los ves? Como todos somos humanos y cometemos errores, sobre todo cuando hacemos algo por primera vez y no sabemos muy bien por dónde tirar, es bastante normal verlos repetidos en muchas estancias. 

Sin quererlo, podemos crear ambientes muy sosos o demasiado estridentes; zonas mal iluminadas o abarrotadas de muebles enormes; e incluso, estancias en las que nada pega entre sí formando una especie de totum revolutum o eclecticismo mal llevado.

Por eso, en el post de hoy te vamos a enseñar cómo detectarlos (para poder corregirlos a posteriori) o bien, a no cometerlos (para evitar que tomes decisiones equivocadas de las que luego te arrepientas y que además te cuesten una fortuna).

Las decisiones que tomamos a la hora de decorar nuestro hogar son cruciales y requieren un tiempo de estudio y planificación, pues ésta nos tiene que gustar y nos debe hacer sentir cómodos, más que nada porque tiene que durar unos cuantos años y porque vamos a invertir una cantidad de dinero importante.

Por esa razón, hemos decidido plantearte un decálogo de 'Diez errores a evitar en la decoración de tu hogar'. ¡Toma nota!

1 - Escoger primero el color de las paredes
Este es uno de los errores más recurrentes. Es un error de principiante, pero todo tiene solución. Nos dejamos guiar por los colores o papeles de pared que nos gustan sin tener en cuenta el color de los muebles y de los accesorios decorativos. Por eso, aconsejamos siempre comprar el mobiliario y los complementos, y a continuación, buscar un tono que combine con ellos. Será mucho más sencillo cuadrarlo de esta manera, que escoger unos muebles de acuerdo con la pintura.



2 - Elegir mal los colores y sus combinaciones
Otro gran error que se suele cometer es el uso y la combinación de los colores. Es habitual tener la creencia de que un ambiente decorado con tonos neutros es aburrido y monótono. Pero si utilizamos diferentes texturas, estilos y combinaciones, el resultado puede ser perfecto. Por eso mismo, recomendamos utilizar colores neutros para la base y jugar con otros colores para añadir las pinceladas necesarias de color (siempre con coherencia e intención). Podemos buscar colores que contrasten o complementen la base con el fin de crear una decoración armoniosa, acogedora y sin estridencias. Huye de mezclas chillonas de colores o de estampados, porque como siempre decimos: 'en decoración, siempre, menos es más'. Una mala combinación de colores y estampados puede hacernos sentir incómodos en nuestra casa.


3 - No tener en cuenta las medidas
Otro error que se suele cometer cuando somos nuevos en 'eso de decorar una casa' es no tener en cuenta las medidas ni la luz natural que entra por las ventanas. Así que antes de empezar a elegir los muebles y complementos, mide el espacio en el que deseas colocarlos y planifica bien el hueco disponible para cada uno de ellos. En las habitaciones pequeñas, cíñete a los muebles necesarios y opta por complementos sencillos y que no abulten. Sólo escoge lo imprescindible. Si por el contrario, el espacio a decorar es grande, ya podemos jugar un poco con la dimensión de los objetos y con la cantidad que vamos a utilizar. 



4 - Utilizar demasiados muebles

Este error va ligado estrechamente al anterior. Habitualmente, caemos en el error de utilizar mucho mueble auxiliar, cajas, armarios y objetos para almacenar todo tipo de objetos. De esa manera, lo único que conseguiremos es muchos objetos amontonados y que no necesitamos para nada. Lo más recomendable es buscar muebles cuya función principal sea la de organizar nuestros objetos y que cumplan una función muy específica (nada de cajas para meter de todo lo que se nos ocurra): vitrinas, aparadores, armarios, toalleros, clasificadores, cómodas, etc.


5 - Iluminar de forma incorrecta las estancias
La iluminación es otra asignatura pendiente en decoración. O no utilizamos suficiente lámparas o puntos de iluminación, o bien nos pasamos y al final es un desastre. Sólo hay que utilizar la iluminación necesaria: lámparas de techo, lámparas de mesa en puntos estratégicos de la estancia o bien, iluminación de apoyo. Para multiplicar tanto la iluminación natural como la artificial, nada mejor que unos espejos ubicados en lugares clave de la estancia. Los colores claros también ayudan a incrementar la sensación de amplitud y luminosidad. Por tanto, una buena iluminación depende de tres tipos de luces: una general; una puntual o de ambiente; y otra de suelo o suspendida. De esta forma lograremos una estancia bien iluminada y acogedora, para cualquier tipo de actividad, ya sea para comer, para ver la televisión, para descansar…



6 - Escoger el sofá equivocado
El sofá es, junto a la cama, la pieza más importante del hogar, además de ser uno de los muebles más caros. Por eso, deberemos tener mucho cuidado a la hora de escogerlo. El error más recurrente en este caso es decantarse por un sofá sólo por su aspecto. En la elección de un mueble como éste hay que tener en cuanta muchos factores: que resulte cómodo, que sus materiales y factura sean de buena calidad, que nos quepa en el hueco que le vamos a asignar y lo más importante, que se adapte al uso que le vamos a dar. Una mala elección puede salirnos muy cara a la larga, por eso recomendamos que te dejes asesorar y que escojas un sofá bueno (aunque a priori, no te salga tan económico como otros).



7 - Elegir unos textiles inadecuados
No siempre las telas oscuras y gruesas son las mejores y más resistentes. Debemos tener en cuenta en primer lugar, el uso que les vamos a dar. En este sentido, el cerco que dejan las manchas suele verse bastante más en textiles de algodón que en otros tejidos como el terciopelo que, a simple vista, parece mucho más delicado. Por lo que se refiere al color, un beige o un tono piedra pueden ser incluso más sufridos que un azul eléctrico.


8 - Poner cortinas de forma obligatoria
¿Son siempre necesarias las cortinas? La verdad es que no. Algunas veces es necesario utilizarlas, pero en otros casos, las ventanas pasan más desapercibidas. Por eso, a veces, resulta más inteligente resaltar otros elementos de la estancia en vez de tratar de ocultar los ventanales. Si escoges colocar cortinas, que combinen con la decoración y con el resto de textiles de la estancia.


9 - Decorar una habitación infantil sin pensar en que el niño va a crecer

Quizás la habitación de los más pequeños se la que más nos guste decorar, pero debemos tener en cuenta que puede que sea la más difícil. Por eso, es necesario que planifiquemos un dormitorio que evolucione con nuestro hijo. Todo debe poder transformarse y moverse de acuerdo con las necesidades de espacio y sus gustos. Si optamos por muebles y colores demasiado infantiles o estereotipados, tendremos que cambiarlos a menudo. Lo mejor: tonos neutros, decoración móvil y muebles convertibles.



10 - Dejarse guiar excesivamente por las tendencias
A todos nos gusta que nuestro hogar esté a la moda, pero debemos tener en cuenta que toda moda es pasajera. Por tanto, te recomendamos que no caigas en el error de decorar toda tu casa de acuerdo con las tendencias actuales. En el momento que pasen de moda vas a querer cambiarlas y eso te pasará factura. Para tener un hogar siempre adecuado a tus gustos, opta por piezas atemporales, colores neutros y muebles de calidad, a los que siempre podrás añadirle complementos con colores y estampados de moda. Piensa que estos elementos son más fáciles de cambiar, además de ser más económicos que los muebles. Eso sí, si quieres seguir alguna tendencia en concreto, procura no invertir demasiado dinero, ya que puede que en poco tiempo te canses de la decoración o que quede anticuada. 


Consejo extra: Si no tienes demasiada mano con la decoración, te recomendamos que contrates los servicios de un decorador. La inversión inicial quizás no te salga tan económica como si lo hicieras por tu cuenta, pero el resultado será perfecto y durará muchos años. Todo estará organizado y realizado a conciencia, y por tanto, te quitarás de plumazo todos los problemas derivados de una cadena de errores cometidos por una falta de experiencia.