miércoles, 24 de octubre de 2012

"Las chimeneas" El embrujo de las llamas

Las chimeneas tradicionales

Que acogedor resulta en épocas de frío entrar en cualquier estancia y que ésta tenga una temperatura agradable, nos sentimos arropados por esa calidez. A esto no solo contribuye el tipo de mobiliario que haya en ese espacio, sino aquellos elementos que incorporemos para proporcionar ese calor tan agradecido. En las casa rústicas, el calor de hogar era y sigue siendo, el principal centro de unión familiar, con ese calor tan personal. Parece que cuando el frío arrecia todo aquello que nos proporcione bienestar es bien recibido.

Siempre podemos recurrir a las siempre bien venidas mantas, y a los braseros y estufas, pero si el espacio de que disponemos nos lo permite, las chimeneas son también un elemento que, además de dar un toque de elegancia, conseguirá hacer que esa estancia se convierta en el lugar de reunión de todos. Dicen, que sentarse junto a la chimenea a contemplar el encanto del fuego y el crepitar de la madera, serena el alma y los sentidos, causándonos un efecto increíblemente relajante.


Las chimeneas eléctricas

Si por el contrario no disponemos del espacio suficiente, no tenemos preparada la estancia para instalar una chimenea, o simplemente no queremos meternos en obras, podemos recurrir a las chimeneas eléctricas. Este tipo de chimeneas son sistemas de calefacción muy limpios y seguros, y no provocan humos ni necesitan mantenimiento como las chimeneas tradicionales.

Existen numerosos diseños de chimeneas eléctricas para elegir, así como modelos adecuados a cada estilo decorativo o necesidad de cada persona.

Chimeneas de estilo tradicional, con acabados clásicos o modernos.    Chimeneas empotrables, con un resultado completamente moderno.


El funcionamiento de las chimeneas eléctricas se realiza a partir de resistencias eléctricas de alta capacidad térmica, por lo que no requieren gas ni combustión. Funcionan por vapor de agua. Además incluyen mando a distancia  para controlar el encendido y apagado de la llama, y encendido y apagado del calefactor, ya que puede funcionar de manera independiente. Las llamas son simuladas con una tecnología patentada, y los leños son cerámicos hechos a mano. Una de las ventajas más importantes es que pueden instalarse fácilmente, no ensucian, y como comentábamos no necesitan un mantenimiento regular.