miércoles, 31 de agosto de 2011

CALIDEZ Y MODERNIDAD EN TU SALON

Combinar muebles clásicos y actuales

El sitio de reunión por tradición en las casas es el salón. Dependiendo del gusto de cada persona y del tamaño del salón, la decoración variará mucho. Por lo general, elementos como los sillones, sofás, butacas, mesas de comedor y cuadros llenan este lugar de la casa. 

Mientras menos se recargue se obtendrá un mejor resultado visual y se optimizara el espacio. La tendencia en los muebles de salón son los modulares, en forma de ele, que ocupan menos espacio y pueden ir acompañados de sillones o chaiselonges. El color es otro de los protagonistas en el momento de decorar los salones. Las telas como tapices en lino y seda en colores blancos, cremas y camel son básicos para combinar los cojines en diferentes tonalidades. Tonos fuertes como el café con turquesa, blanco con rojo y negro, naranja y verde limón son los que dan un ambiente fresco y ligero a esta área.




El toque de modernidad en los muebles se obtiene a través del chapado de la madera. Se está usando chapados en ébano (café oscuro con rayas gruesas), laca cristalizada o vidrio líquido y el wengue. El resultado final depende de los accesorios y piezas que complementen la decoración. La mezcla de muebles clásicos con otros más actuales crea un estilo contemporáneo, a la vez que aportan a tu salón calidez y modernidad.





Está de moda todo lo que es contraste. Si tienes muebles simples necesitamos accesorios cargados y si tenemos un salón ya cargado de telas estampadas necesitamos adornos más sencillos. Los nuevos protagonistas en la decoración del salón son los espejos, en todas sus formas: lineales, cuadrados, redondos, ovalados o chapados. Los espejos en las paredes de un salón dan un ambiente de elegancia y sofisticación. Las alfombras también forman parte de los complementos imprescindibles de los salones.

Las últimas tendencias vienen con detalles en animal print (semejante a una piel animal) elaboradas en piel, lana, micro, sintéticas y micro fibras. El tipo de acabado o color depende de la elección de cada persona. Las de estilo persa se usan en una decoración más clásica.

Como podéis comprobar, actualmente la combinación de estilos es lo último en decoración.

martes, 2 de agosto de 2011

Casas bien vestidas : Ámbar muebles


Las telas definen la personalidad de una casa y aportan calidez, luz, lujo o intimidad, sin necesidad de recurrir a costosas y tediosas obras. Las tapicerías pueden cambiar y actualizar completamente el aspecto de una estancia, combinar bien colores y estampados, elegir los tejidos más indicados y conocer todas las tendencias, son cuestiones clave que nos ayudaran a dar con la decoración más adecuada para nuestro hogar. Lo prioritario es plantearse el uso y el estilo que le vamos a dar a cada pieza y estancia.

Es importante que las telas elegidas tengan un nexo en común entre ellas, ya sea por pertenecer a la misma gama de colores o porque se complementan entre sí. Es esencial coordinar bien los diferentes colores y dibujos. Una apuesta segura es mezclar tejidos lisos con estampados en tonos similares para no recargar el ambiente. Con textiles estampados se puede crear ambientes muy sofisticados y distinguidos si se dedica un esfuerzo decorativo. Las fibras naturales como el algodón y el lino ofrecen un aspecto fresco y rustico, mientras que los brocados, adamascados, chenillas o terciopelo garantizan una decoración más sofisticada y elegante.

Crear una atmosfera discreta es posible si se utilizan los tapizados de color neutro, pero para destacar un mueble se debe optar por colores vivos y estampados llamativos. Los motivos florales son muy adecuados para componer ambientes de sabor rustico y/o clásico. Los tonos claros y naturales captan mayor luz y configuran un ambiente sereno y relajante. Si se tapiza un mueble con estos colores será más fácil cambiar la decoración en cualquier momento.

Efectos ópticos de las telas:
Las cretonas inglesas, el estampado Toile de Jouy, los cuadros grandes y el cachemir son telas ideales para vestir modelos amplios, ya que tienden a reducir las dimensiones de un mueble. Las rayas y cuadros finos de Vichy, el estampado Príncipe de Gales, las espiguillas y los adamascados agrandan visualmente las proporciones y dimensiones. Las rayas verticales estilizan y alargan el mobiliario o las paredes. Pero es preferible no combinarlas con muebles tapizados con capitoné para no desvirtuar su efecto decorativo.


¿Fibras naturales o artificiales?

El textil más utilizado es el algodón, aunque al ser una fibra natural, de tacto agradable, se arruga con facilidad y es muy sensible a los ácidos de las frutas. Pero la ventaja es que permite el uso de lejías suaves si es blanco. Otros tejidos como el poliéster, los poli acrílicos, la chenilla, el teflón o la microfibra se abren camino en las últimas tendencias textiles por su versatilidad y fácil limpieza. La piel continua a la cabeza de los materiales más elegantes para las tapicerías, pero su mantenimiento requiere cuidados específicos y muy delicados. Las fibras sintéticas están cada día mas perfeccionadas y permiten elegir entre una amplia gama de tejidos de gran durabilidad y fácil mantenimiento, como acrílicos, poliéster o viscosas.

Trucos para las cortinas:

Los estampados se deben utilizar con cierta cautela, ya que su abuso puede recargar la decoración. Los dibujos muy sofisticados pasan antes de moda que los colores lisos y los estampados sencillos, aunque si los motivos se eligen cuidadosamente, el resultado puede ser espectacular. Para ventanas de tamaño medio, es aconsejable optar por un estor o una coqueta cortina corta. En los grandes ventanales de suelo a techo es donde lucen especialmente los cortinajes, ya que permite la colocación de largos tejidos. Si se quiere agrandar altura de los techos, es mejor prescindir de bandos demasiado anchos, porque ello obligara a confeccionar cortinas más cortas. En cambio el techo parecerá más elevado si las cortinas cuelgan directamente de él o a la mayor altura posible.